miércoles. 01.04.2020

DIFERENCIAS ENTRE ITALIA, ALEMANIA, FRANCIA Y ESPAÑA

De esta manera ayudan en Europa a los autónomos afectados por el Covid-19

De esta manera ayudan en Europa a los autónomos afectados por el Covid-19
Europa concentra ya casi dos tercios del total de fallecidos en el mundo por coronavirus. Cada país miembro ha tomado sus propias medidas para luchar contra la pandemia en el frente sanitario, y también en el económico. Todos están ayudando a sus autónomos y pymes. Así lo hacen los cuatro países europeos más afectados por el virus.
De esta manera ayudan en Europa a los autónomos afectados por el Covid-19

Europa ya acumula 174.000 contagios por coronavirus y 9.180 fallecimientos. Esto significa que más de la mitad de los contagiados a nivel global y casi dos tercios de los fallecidos son europeos. La Unión Europea se enfrenta al que posiblemente sea el mayor reto desde su fundación. El covid-19 ha dejado en evidencia la idea de la Europa común: cada país ha tomado su propio camino para combatir el virus y, hasta el momento,  apenas se han puesto en marcha iniciativas sanitarias o económicas coordinadas entre los países miembros.

Los polos dentro de la propia UE no podrían ser más opuestos. Las medidas adoptadas por cada país distan hasta el punto de que Italia o España han optado por el confinamiento total de sus ciudadanos en los hogares y otros países como Reino Unido, sin embargo, no han puesto en marcha ninguna prohibición para responder a la crisis sanitaria.

El de Inglaterra es sólo un ejemplo de lo dispares que son las medidas que están tomando los diferentes países europeos para hacer frente a la crisis sanitaria. En muchas ocasiones, las decisiones que ha adoptado cada país miembro se ven influidas por el número de afectados dentro de sus fronteras. Si bien el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ha insistido varias veces en los últimas días en que esta crisis es "un problema global", lo cierto es que las soluciones sanitarias, y las económicas, hasta ahora, se han adoptado de forma nacional.

El coronavirus ha obligado también a los países europeos a tomar decisiones para apoyar a sus autónomos  y pequeños negocios que, de la noche a la mañana, han tenido que hacer frente a una caída total o parcial de sus ingresos. Italia, España, Alemania y Francia son, por este orden, los cuatro países con mayor número de afectados por la pandemia.

Italia: 600 euros a autónomos y suspensión de impuestos y cuotas

El primer brote local de contagios del continente se detectó en Italia. Además de haber sido el foco de los contagios en Europa, es también el país europeo con un número mayor de afectados: 59.138 contagiados y 5.476 fallecidos hasta la fecha. 

Ya hace más de dos semanas que el presidente italiano, Giussepe Conte, ordenó el confinamiento de sus ciudadanos y el bloqueo total de las actividades económicas y negocios en el país entero salvo aquellas de primera necesidad, como farmacias y supermercados.  

Italia destinará, por ahora, 25.000 millones a sus autónomos, pymes y empleados, enmarcados en el decreto 'Cura Italia'.  Entre ellas, destaca el pago de un bono de 600 euros para todos los trabajadores por cuenta propia o asalariados que hayan perdido su trabajo. Para acceder a esta ayuda, en principio, los autónomos sólo tendrán que demostrar que estaban desarrollando su actividad antes de que se decretara la emergencia nacional. Según precisó el Gobierno, se pagarán 600 euros en marzo a aquellos autónomos que estuvieran con registro de IVA activo el 23 de febrero de 2020.

Además, Italia suspenderá también las obligaciones fiscales de empresas y ciudadanos, y ampliará los bonos parentales. Así, los padres con hijos de hasta 12 años podrán solicitar una nueva baja parental de hasta 15 días con una indemnización equivalente al 50% del sueldo. Por otro lado, el Gobierno dirigirá 3.300 millones para todas las empresas con actividades manufactureras y comerciales con menos de quince empleados.

Alemania: liquidez "ilimitada" para autónomos y empresarios

Alemania es el tercer país con más afectados por coronavirus, si bien sus cifras de fallecidos siguen muy lejos de las de Italia o España: tiene 24.873 contagiados y 94 muertos.

El Gobierno germano fue el primero de Europa en anunciar un plan contra las pérdidas generadas por el virus en los negocios. El pasado viernes, el Ejecutivo comunicó un paquete de medidas que, según Ángela Merkel, son "inéditas en  la historia de Alemania".

Su iniciativa más destacada fue ofrecer a los negocios "liquidez ilimitada", que se concretará en un total de 550.000 millones en créditos y en posponer el pago de impuestos a empresas -medida muy similar a la moratoria puesta en marcha por España-. 

Además, el Gobierno ya está ultimando un paquete de ayudas financieras para los autónomos y los pequeños negocios con hasta 10 empleados en Alemania. Al parecer, tienen previsto dirigir un total de 40.000 millones de euros sólo para ellos. 10.000 millones de éstos se articularían como subvenciones directas para autónomos y pequeñas empresas; y los restante 30.000 millones en forma de préstamos. 

Francia: líder en medidas de apoyo a autónomos y pymes

Si bien Francia se sitúa como cuarto país con más afectados por coronavirus, muy por detrás de Italia o España,(16.018 contagiados y 674 muertos) las medidas económicas adoptadas por el Gobierno para paliar los efectos del Covid-19 han sido, hasta ahora, las más ambiciosas. 

El presidente francés, Emmanuel Macron, anunció que pondrá 300.000 millones de euros a disposición de sus negocios para garantizar que reciban créditos y evitar su cierre. Además, el Estado galo asumirá el pago de los créditos bancarios de las empresas. “Ninguna de ellas debe quebrar por el coronavirus” aseguró el presidente francés.

Otras de las medidas más destacadas que ha adoptado Francia, a diferencia de España, son justamente la suspensión generalizada de todos los pagos de impuestos y cotizaciones sociales, las  facturas de agua, luz y gas, así como los alquileres.  Además, las medidas de Macron también contemplan que los autónomos puedan disponer de un "fondo de solidaridad" financiado con recursos públicos.

España: prestación por cese, moratoria de impuestos y financiación 

España ya es el segundo país europeo con más afectados por coronavirus: 33.089 casos y 2.207 fallecidos. Hace ya más de una semana que nuestro país se unió a Italia decretando el confinamiento y bloqueo total de las actividades económicas, exceptuando unos cuantos negocios cuyos productos o servicios son considerados de primera necesidad - farmacias, supermercados, estancos o actividades de reparto- .

Frente a la caída de ingresos por la suspensión de muchas actividades o por el confinamiento de los ciudadanos, el Gobierno español puso en marcha un plan que supuso "la mayor movilización de recursos económicos de nuestra democracia, con una dotación de hasta 200.000 millones de euros públicos". Por un lado, el Gobierno ya había aprobado un Real Decreto ley para que los autónomos en aislamiento preventivo por coronavirus, se consideraran en situación de baja laboral por accidente de trabajo, y no por enfermedad común. 

Este cambio en concreto supuso un 15% más de prestación para los autónomos que se vean en estas circunstancias y el cobro desde el primer día en vez del cuarto que es la demora que tendrían si se hubiera considerado baja por enfermedad.

Además, también puso en marcha esa misma semana una moratoria de impuestos para empresas y autónomos. Desde aquel momento, todos ellos pueden aplazar hasta seis meses el pago de sus impuestos -tres de ellos sin intereses-. Este decreto-ley permite retrasar el pago de hasta 30.000 euros en concepto de deudas tributarias que estén en periodo voluntario de pago desde este 13 de marzo hasta el 30 de mayo. Sin embargo, la moratoria propuesta por España no deja de ser un aplazamiento, algo así como una financiación alternativa para aquellos que lo necesiten pero que, tarde o temprano, deberán devolver.

Por el contrario países como Italia o Francia ya han decretado la suspensión de los impuestos. Esto quiere decir que, a diferencia de los españoles, los autónomos italianos y franceses no tendrán que hacer frente a los tributos que les correspondería pagar durante el periodo de emergencia sanitaria. 

Otro de los puntos que puso en marcha el Gobierno español y que podría afectar a autónomos y pequeños negocios es la creación de una línea adicional de 400 millones de euros del ICO (Instituto de Crédito Oficial) para los sectores más afectados por el Estado de Alarma que, según el Ejecutivo, son el transporte y la hostelería. Además, en el segundo plan económico, se recogió una línea de avales bancarios por un valor de hasta 100.000 millones de euros para que los negocios puedan estar respaldados a la hora de solicitar financiación. 

También como medida, se flexibilizaron los ERTE's (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) para que los negocios puedan dejar de pagar las nóminas y cotizaciones de sus trabajadores sin necesidad de despedirles y  un cese de actividad extraordinario. Hasta ahora, ésta ha sido la única medida del Gobierno dirigida exclusivamente a los autónomos. Con ella, en principio, todos los trabajadores por cuenta propia podrían acceder a una prestación del 70% de su base reguladora durante los meses que dure el Estado de Alarma.

Sin embargo, la principal medida que pedía el colectivo al Gobierno todavía no se ha llegado a aplicar en España. Si bien otros países europeos como Italia o Francia han suspendido la obligación de cotizar a sus autónomos y empresarios, parece que el Gobierno español se ha resistido hasta ahora a poner en marcha esta medida, a pesar de que las organizaciones representativas del colectivo como ATA llevan más de una semana reclamándole la suspensión de las cuotas. Suspensión que, hasta la fecha, sólo será posible para los autónomos que accedan el Cese de Actividad extraordinario. 

De esta manera ayudan en Europa a los autónomos afectados por el Covid-19