Jueves. 16.08.2018

PUEDES LLEGAR A PERDER CLIENTES

Diez cosas que no debes hacer en un ecommerce

Diez cosas que no debes hacer en un ecommerce

Una mala foto, no ofrecer la información correcta e ignorar los comentarios del usuario son algunas de las malas prácticas que realizan los dueños de un ecommerce,

Diez cosas que no debes hacer en un ecommerce

Tener una tienda online es cada vez más habitual entre los pequeños negocios. Al igual que en el formato de comercio tradicional, es fundamental el trato personal con el cliente para este que termine comprando el producto. La forma de hacerlo en los ecommerce es la estructura e información de la página web. Todo lo que el autónomo o emprendedor ponga en la página web de su negocio debe invitar a comprar, haciendo la transacción lo más fácil posible al usuario.

El comercio electrónico o más conocido como ecommerce no para de crecer en España –según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) este facturó 7.338,1 millones de euros durante el segundo trimestre de 2017- y cada vez son más los pequeños negocios que se suman a tener presencia online. No obstante, ya sea porque imitan los modelos de las grandes empresas o por falta de conocimiento, las pequeñas tiendas online comenten una serie de errores que les pueden hacer a perder clientes. Sylvia Barragán, diseñadora web del Centro Comercial Abierto de Teruel (CCA) y especialista en posicionamiento SEO, enumera las diez cosas que no deben hacerse en un ecommerce.

1.- No ofrecer un producto claro: en una tienda digital es fundamental que el producto que se exponga sea el que se vende, es decir, que la información que se ofrezca del producto sea veraz en cuanto a las características, materiales y uso. Cobra importancia en este sentido la imagen o fotografía que se ofrece del producto, que será decisiva para la compra del producto.

2.- Duplicar contenidos: es habitual que en los comercios los productos sean parecidos, pero es importante que la descripción que se ofrece online sobre ellos siempre sea distinta porque Google penaliza los productos que se llaman de la misma forma. Por ejemplo: si se tiene una tienda online en la que se venden relojes y hay dos que son azules, habrá que denominarlos: reloj azul cian con esfera plateada y  reloj azul marino con esfera plateada.

3.- Descuidar el proceso de venta: los gastos de envío, la forma de pago y el tiempo de espera son aspectos fundamentas que le preocupan al cliente digital. Estos deben estar detallados claramente en la página web de un negocio indicando el coste, las distintas formas de pago y los días estimados en los que se tarda entregar el pedido.

4.- Obligar a registrarse: es una práctica habitual dentro del comercio electrónico para conseguir los denominados leads (contactos de clientes para la empresa) pero puede echar para atrás a los usuarios que prefieren no tener que dar sus datos para adquirir el producto.

5.- No adaptarse al móvil: el móvil se ha convertido en una herramienta por la que cada vez más se compra online, tal y como señala Barragán el 75% de las compras se realizan a través de este dispositivo

6.- Ignorar al usuario: disponer de una tienda online hace que el cliente disponga también de una serie de mecanismos (emails, redes sociales, tablones, comentarios…) para realizar quejas sobre el proceso de compra. Muchas de estas pueden ofrecer información sobre los puntos flacos del proceso de venta que hay que mejorar.

7.- No tener un domino que te represente: en el momento en el que un usuario lea el dominio de la web online debe saber qué vende. Para ello es importante acertar con la descripción que se ofrece del ecommerce online.

8.- No personalizar la compra: que no aparezca la pestaña ‘te puede interesar” durante todo el proceso de compra ofreciéndole productos que puedan acompañar al productos escogido.

9.- Pensar que las redes sociales es una forma de venta: creer que hacer basta con hacer campaña de redes basta para vender online. Esta “solo servirá para que te conozcan. Solo es un paso más en todo el proceso de compra”.

10.- No cuidar el packing: el paquete es lo último que recibe el usuario de su compra online y por ello cuidar los detalles del embalaje: la forma en la que está envuelto, los colores, una nota… Es fundamental para que el cliente vuelva a apostar por la tienda.

¿Cómo crear un ecommerce para tu negocio?        

Los autónomos y emprendedores interesados en aprovecharlas oportunidades del mercado online y quieran crear un ecommerce pueden optar por diversos mecanismos para crearlos. El primero es mediante la contratación de un programador que desarrolle la web desde cero. O, mediante los software disponibles online, como:

  • Presta Shop: es una de las herramientas online más completas para crear un ecommerce. La descarga de su programa es gratuita, pero su precio final varia en función del hosting que se elija (entre 30€ y 100€), de la plantilla escogida, de los conocimientos que tenga el usuario y de los plugins (herramientas adicionales que quieras añadir a la tienda). 
  • Magento: se trata de una de las herramientas para crear tiendas online más conocidas. Aunque su software abierto y el no tener una versión en español dificulta su utilización.

Diez cosas que no debes hacer en un ecommerce