Han creado una aplicación que ofrece actividades y ocio para la población senior

Vermut no es una bebida, es la idea de dos jóvenes emprendedores para que los mayores vivan experiencias

Los emprendedores Fernando Dellepiane y Enric Duran lanzaron en plena pandemia la plataforma Vermut, que tiene por objetivo que las personas mayores de 55 años realicen toda clase de actividades y se relacionen entre ellos. 
Enric Duran y Fernando Dellepiane
Enric Duran y Fernando Dellepiane
Vermut no es una bebida, es la idea de dos jóvenes emprendedores para que los mayores vivan experiencias

“La gente senior combina todo lo mejor, porque tiene un gran conocimiento acumulado”. Esa es la imagen que tiene de la población más veterana uno de los fundadores de la plataforma Vermut, Fernando Dellepiane. Vermut es una plataforma digital creada por dos jóvenes emprendedores con el objetivo principal de que las personas mayores de 55 años puedan seguir viviendo todas las experiencias posibles sin que la edad suponga un impedimento.

Ya lo han ido advirtiendo varios estudios realizados por distintas compañías: los mayores son los grandes consumidores del presente y del futuro, lo que los convierte en el target o público objetivo de una gran parte de los comercios y negocios. La plataforma Vermut, que cuenta tanto con un portal web como con una aplicación móvil, ofrece un abanico inmenso de actividades en formato Marketplace. Es decir, aquellas personas mayores de 55 años que quieran vivir nuevas experiencias, pueden encontrar y reservar cualquier tipo de plan de forma sencilla, rápida y económica. 

“En un primer momento, queríamos relacionar a gente joven con gente senior, pero nos dimos cuenta de que lo más relevante para los seniors es seguir haciendo lo que es importante para ellos: crear vínculos, en caso de no tener amigos, conocerlos, y en definitiva pasarlo bien y seguir sintiéndose como personas empoderadas. De ahí salió la idea de crear Vermut”, explicó a este diario Fernando Dellepiane. 

Este Marketplace de experiencias está diseñado para que las personas puedan ser activas y puedan vincularse entre ellas. Por este motivo, la aplicación móvil tiene habilitada lo que se conoce como “Vertical Social Network,” o lo que es lo mismo, una especie de red social enfocada a un público concreto. En este caso, mayores de 55 años. “Por un lado, ofrecemos el Marketplace y, por otro lado, la red social. De esta manera, no solo tienen la posibilidad de encontrar y reservar todo tipo de actividades, sino que también pueden disponer de un perfil, se pueden seguir entre ellos, pueden chatear e, incluso, cotillear sobre quién va a ir a un plan o quién no”, añadió el cofundador de Vermut, Fernando Dellepiane.

“Los usuarios pueden crear también sus propias quedadas” 

Otro punto clave para los dos emprendedores que han puesto en marcha esta idea de negocio es el empoderamiento de las personas senior. “Es una de las partes que a nosotros más nos interesa, queremos que se sientan empoderados. Por esto, hemos habilitado un apartado para que puedan crear y organizar sus propias quedadas. Esto nos parece sumamente importante, ya que nosotros también podemos analizar arbitrariamente qué es lo que quieren y lo que necesitan. Eso nos permite también ofrecerles más posibilidades y actividades”, añadió Dellepiane. 

Así, y desde hace aproximadamente un mes, los usuarios tienen la posibilidad de crear los planes que quieran. “Pueden organizar sus propias quedadas, paseos, catas de vinos, películas, teatro y, básicamente, lo que ellos deseen. Eso sí, estamos trabajando para añadir un botón de “reportar”, para aquellos planes que se salgan de lo normal”, explicó.

La plataforma ofrece actividades en todas las comunidades autónomas, los usuarios únicamente tienen que utilizar el filtro situado en la parte superior de la página web o aplicación y seleccionar la provincia en la que desean vivir la experiencia. Para poder ofrecer cientos de actividades diferentes, desde la plataforma trabajan con distintos colaboradores, profesionales y pequeños comercios, que actúan como proveedores de los distintos planes.

De conocerse trabajando en Glovo a emprender la plataforma juntos

Aunque Vermut se dirige única y exclusivamente a personas mayores de 55 años, en realidad sus creadores están bastante por debajo de esa franja de edad. En tiempos de pandemia, a Fernando Dellepiane, argentino afincado en Barcelona, y al catalán Enric Duran se les ocurrió poner en marcha una idea de negocio pensada para un público que nada tendría que ver con ellos, pero sí con sus padres y abuelos. 

Tras años trabajando en Argentina, Fernando Dellepiane decidió dejarlo todo, vender su piso, su coche y cambiar de continente para afincarse en Barcelona. Fue entonces cuando consiguió trabajo en Glovo, en aquella época en la que esta todavía era una startup. Allí conoció a Enric Duran, un becario de su mismo departamento con el que cuajó desde el primer momento y a quien convirtió en su mano derecha. “Ahí es donde generamos este matrimonio profesional”, explicó a este medio Dellepiane entre risas. 

“Durante todo ese tiempo hicimos muchísimas cosas interesantes, aprendí muchísimo. Trabajar allí puso a prueba mis límites y mejoré como profesional”, señaló. Sin embargo, llegó un momento en el que sus caminos se separaron cuando Enric Duran decidió tomarse un año sabático. A mitad de este año sabático, cuando Duran se encontraba en Brasil, fue cuando la pandemia por Covid 19 golpeó a todos los países del mundo. “Cuando llegó la pandemia, Enric había hecho unos cuatro meses de año sabático porque necesitaba parar. Él se encontraba en ese momento confinado en Brasil y yo estaba confinado en Barcelona. Empezamos a hablar todos los días unas dos o tres horas, sin ningún tipo de idea de emprender juntos. Hablábamos de cosas que estábamos haciendo, yo por ejemplo había empezado a escribir y él estaba dándole vueltas a la idea de volver a España”, explicó Dellepiane.

“En ese momento es cuando nos dimos cuenta de que los dos teníamos muchísimas ganas de emprender, así que empezamos a pensar en ideas para emprender individualmente. Pero llegó un momento en el que entendimos que emprender juntos tenía muchísimo sentido”, añadió. 

Pero, ¿Cómo terminan dos jóvenes poniendo en marcha un emprendimiento dirigido a la población senior? La cultura y la familia son, en muchas ocasiones, la respuesta para muchas preguntas. “Yo siempre he tenido una obsesión con la gente mayor. Puede sonar un poco raro o incluso puede llegar a parecer algo friki. En Argentina la cultura es medio italiana, y los abuelos son lo máximo allí. Siempre he tenido la obsesión de aprender y adquirir conocimientos y, en mi opinión, las personas senior combinan todo lo mejor gracias a todos sus conocimientos acumulados. Nunca he tenido malas experiencias con gente mayor y, además, tengo la suerte de tener a mis abuelos y a mis padres, que aunque no son abuelos, están jubilados. Y siguen siendo lo máximo. Por este motivo le transmití a Enric mi pasión por hacer eficiente esta segunda etapa de la vida de la gente senior”, explicó Dellepiane.

En ese momento, Enric Duran volvió de su tiempo sabático, Fernando Dellepiane abandonó su puesto en Glovo y ambos decidieron emprender Vermut

Vermut ha cerrado una nueva ronda de financiación por 1,5 millones de euros

Para financiar su proyecto, decidieron empezar con lo que se conoce como financiación “Friends, Family and Fools”. O lo que es lo mismo, emprender con dinero propio y con la ayuda económica de amigos y familiares. “Empezamos con dinero nuestro en julio, y en septiembre conseguimos que nos invirtiera un inversor, un amigo mío y los tíos de Enric. Entre todos juntamos 17.000 euros. Con eso seguimos haciendo números y básicamente todo iba a Marketing, obviamente no había para salarios ni nada”, explicó Dellepiane. 

En diciembre de 2020, Vermut fue seleccionada para entrar en el programa Traction de Lanzadera, la aceleradora de Juan Roig, presidente de Mercadona. A principios de 2021, Oscar Pierre, fundador de Glovo, les ayudó contactando con los primeros diez inversores de esta empresa. En ese momento, consiguieron el primer gran inversor, que les apoyó y, de esta manera, otros inversores empezaron a creer en la idea de negocio. Terminaron de cerrar una primera ronda de financiación de 150.000 euros, con la que pudieron impulsar y hacer crecer Vermut.

Ahora, tan solo dos años después de su creación, la plataforma ha conseguido cerrar una nueva ronda de inversión por un valor de un millón y medio de euros, dando entrada a nuevos accionistas internacionales. Este capital captado se utilizará para continuar su expansión en el mercado español y abordar en 2023 el mercado norteamericano.

Dejar de ser asalariado para convertirse en emprendedor y desempeñar una actividad por cuenta propia nunca es un paso sencillo. “Personalmente, creo que es un salto mucho más fácil de tomar cuando no tienes hijos y cuando tu familia no depende de ti. Creo que eso es muy importante, porque tomar la decisión de emprender cuando tienes que mantener a tus padres o hijos mensualmente es más difícil. En mi caso, al no tener eso, y debido a mi forma de ser, que hace que me motive muchísimo más el impacto que pueda tener algo que estoy haciendo, así como el hecho de tener desafíos, quizás no fue tan complicado”, explicó. 

Durante los primeros meses, cuando ya empezaron a crecer, comenzaron a pagarse el salario mínimo. “Olvídate de comprarte cosas o de viajar. Mis amigos me preguntaban que en qué momento iba a empezar a ganar dinero. Pero nosotros lo hacíamos porque nos apasionaba. Esto se lo digo siempre a los inversores, y creo que les gusta. Nosotros hacemos lo que nos apasiona y si nos hacemos millonarios por el camino, pues genial”, añadió Dellepiane. 

“La pasión que le pongas es de lo más importante. Es importante emprender así, y no obsesionado con que venga una empresa y te compre. Eso sí, tienes que asumir la dificultad de que todo el mundo sea escéptico contigo, sobre todo al principio. Todo el mundo te pregunta que por qué vas a emprender si lo que puedes hacer es irte a trabajar para una empresa con la que podrías ganar mucho dinero. Ese escepticismo es duro, y también lo es el hecho de que pases a convertirse en una persona menos interesante para gran parte de la gente de tu entorno, sobre todo a nivel social. Tu vida pasa a ser muy distinta y pasas muchas horas trabajando y pensando en tu proyecto. De startups sé mucho, pero si me hablan de la ruptura entre Piqué y Shakira no sé nada”, explicó Fernando Dellepiane. 

El consejo que Dellepiane daría a cualquier persona que esté pensando en emprender es claro: lanzarse y trabajar en el proyecto deseado. “Lo que recomiendo es que si tienes un proyecto, que lo lances. Que hagas el prototipo utilizando alguna herramienta gratuita o económica,  como Wordpress o Wix. Que inviertas 100 euros de tu dinero y que pongas a prueba tu idea. Que no te importe nada, y que no pienses en la burocracia ni en la parte legal. Ya tendremos tiempo de pedir perdón, porque sino te quedas en nada. Yo creo que el verdadero emprendedor es el que deja las excusas a un lado. Siempre digo lo mismo, y en Vermut nos basamos mucho en esto: es mejor pedir perdón que permiso”, concluyó Fernando Dellepiane.

Vermut no es una bebida, es la idea de dos jóvenes emprendedores para que los mayores vivan experiencias
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad