miércoles. 02.12.2020

LOS AUTÓNOMOS ESTÁN AGOTADOS TRAS SEIS MESES DE CRISIS

Los ERTE empiezan a perder fuelle y muchos negocios dejan de solicitarlos

Según los gestores, pasados los seis meses los ERTE dejan de ser efectivos. Muchos negocios han agotado sus fuerzas y dejan de solicitar esta medida para proceder al despido de empleados o cerrar sus negocios.
Los ERTE empiezan a perder fuelle y muchos negocios dejan de solicitarlos

Si bien es cierto que los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) han mantenido a flote los negocios de muchos autónomos con empleados a su cargo durante los meses de confinamiento e inactividad, a día de hoy, siete meses después, esta medida podría volverse en su contra.

Tal y como apuntó el presidente del Consejo General de Colegios de Gestores Administrativos, Fernando Santiago, “los ERTEs han demostrado ser un arma eficaz a corto plazo, pero no están enfocados para ser una medida indefinida”. De hecho, el experto explicó que, a pesar de que la pandemia genera en el país una situación excepcional, “los ERTEs tienen una efectividad máxima de seis meses. Un ERTE que pase de los seis meses se convierte en una medida que, a largo plazo, va a traer consigo más problemas que soluciones”. 

“En un negocio que, a los seis de haber afectado a sus trabajadores bajo el expediente de regulación temporal de empleo, no se ve una salida para retomar la actividad de forma viable, la medida deja de tener sentido”, añadió Santiago. 

Tanto es así que, según gestores y abogados laboralistas, un elevado número de negocios han decidido no prorrogar los expedientes para sus empleados. Se trata de aquellos que se acogieron a la medida en los inicios de la crisis del Covid-19. Estos autónomos, están a punto de finalizar los seis meses de salvaguarda del empleo, -una de las clausulas por las que deben mantener su plantilla durante seis meses desde que incorpora a la actividad al primer trabajador-, por lo que están esperando a cumplir ese periodo de tiempo para procesar despidos o cerrar su negocio ante la inestabilidad económica que sigue viviendo el colectivo. 

Debieron acompañarse de ayudas económicas

Según presidente del Consejo de Gestores, el fallo en los ERTE y una de las causas del descenso en su popularidad, radica en la gestión de la medida. "Los expedientes han sido cuestionados desde que se pusieron en marcha por el mal funcionamiento de las Administraciones, pero la culpa no la tiene en sí la normativa del ERTE, sino la forma que ha tenido el Ejecutivo de gestionarlo", explicó Santiago.

Es por ello que, para el gestor, "la medida de los ERTES en la situación pandémica que atraviesa el país, no valen para nada sino van acompañados de otras medidas económicas", denunció. "Teniendo en cuenta que la estructura salarial media de los trabajadores en una empresa española supone el 33% de la masa total de gastos para el empresario, su negocio, aun estando en ERTE sigue generando muchos gastos", explicó. El problema está en que los expedientes no cubren ni el 40% de los gastos con los que acarrea el trabajador por cuenta propia, así, "eximir a un negocio únicamente del pago de sus trabajadores y no del resto de los pagos, no funciona", añadió Fernando Santiago.

"Si el Gobierno hubiese implementado medidas como prórrogas en los impuestos o aplazamientos de pago ligadas a los ERTEs, muchas empresas se plantearían intentar salvar sus actividades en lugar de despedir y cerrar su negocio", aseguró Santiago.

Los negocios están dejando de solicitar ERTE

La inestabilidad y los pocos atisbos de recuperación económica están haciendo que los empresarios se inclinen más hacía el cierre de sus negocios y el despido de sus empleados, que a seguir luchando por mantener su actividad. Así lo están viendo los gestores, quienes alertaron de que "muchas empresas están en concurso de acreedores que presentarán en enero", y es por ello, por lo que cada vez son más los negocios de optan por no afectar a sus trabajadores bajo el ERTE y así, no tener ningún impedimento legal para poder despedirles en caso de que su negocio no remonte.

Para Jaume Barcons, abogado laboralista y gestor administrativo, la razón por la que los empresarios han dejado de afectar a sus trabajadores con los ERTEs es la Cláusula de Salvaguarda del Empleo. "Estas empresas no saben qué va a ser de ellas en los próximos meses. No saben si van a volver a recuperar su actividad o si sus ingresos y facturación continuarán disminuyendo, por ello no se arriesgan a pedir un nuevo expediente y tener que mantener el empleo 6 meses más", explicó Barcons. 

Según este experto, el Gobierno "debería eliminar esa clausula, y que los ERTE fuese compatible con el despido de forma legal, si el propietario del negocio se encuentra en necesidad de hacerlo dada la situación que el Covid-19 deja en su actividad", señaló el abogado. Imponiendo la salvaguarda del empleo "han modificado el espíritu de la norma, los expedientes deberían ser flexibles", añadió. 

Consultas para devolver la prestación y poder despedir

Así como varios expertos confirmaron el descenso en las solicitudes de expedientes de regulación, ninguno de los consultados por este diario digital asegura tener conocimiento de que las empresas estén devolviendo la prestación de los ERTEs para poder despedir a sus trabajadores. "No tiene ningún sentido, entre otras cosas, porque el plazo de los seis meses de salvaguarda del empleo para aquellos que lo pidieron al principio finaliza ahora, por lo tanto, los dueños de negocio ya tendrán esa libertad para despedir", explicó el presidente del Consejo de Gestores. "Y aquellos que ya tienen necesidad de despedir, directamente no lo han pedido", añadió. 

No obstante, si bien es cierto que los expertos no han visto materializado el deseo de los empresarios por devolver las ayudas para poder tramitar despidos en su negocio, sí han recibido varias llamadas de trabajadores autónomos que afectaron a sus empleados con un nuevo ERTE y ahora "no se ven capaces de mantener el empleo hasta mayo del año que viene. Tengo muchas consultas relacionadas con cómo devolver la ayuda. Mucha gente se lo está planteando porque están viendo que la recuperación no termina de llegar a sus negocios", aseguró Jaume Barcons.

Los dueños de negocios tendrán que devolver la prestación ya que, tal y como dice la normativa, 'si se incumple la norma de salvaguardar el empleo durante los primeros seis meses desde que el autónomo desafecte a uno de sus trabajadores del ERTE, éste además de pagar las indemnizaciones correspondientes al despido improcedente, se expone a una dura sanción'. La normativa obliga a aquel que "se salte las condiciones, a devolver la prestación de la que se ha beneficiado el trabajador. Es decir, tiene que devolver todas las exoneraciones del ERTE", explicó el abogado laboralista de la gestoría Barcons.

¿Qué opciones de despido en ERTE tiene el autónomo?

Bien es verdad que la cláusula de salvaguarda del empleo no impide despedir en todas las circunstancias. El problema, según los expertos, es la dificultad de cumplir con los requisitos actuales para poder hacerlo. Éstas serían las opciones:

  • Reunir las condiciones para presentarse a un concurso de acreedores 

Para cumplir esta condición no es necesario iniciar realmente el procedimiento concursal, sino que basta con cumplir con los requisitos para acceder a él. Éstos son, como establece la Ley Concursal, cuatro:

  1. El sobreseimiento general en el pago corriente de las obligaciones del deudor.
  2. La existencia de embargos por ejecuciones pendientes que afecten de una manera general al patrimonio del deudor.
  3. El alzamiento o la liquidación apresurada o ruinosa de sus bienes por el deudor.
  4. El incumplimiento generalizado de obligaciones de alguna de las clases siguientes: las de pago de obligaciones tributarias exigibles durante los tres meses anteriores a la solicitud de concurso; las de pago de cuotas de la Seguridad Social, y demás conceptos de recaudación conjunta durante el mismo período; las de pago de salarios e indemnizaciones y demás retribuciones derivadas de las relaciones de trabajo correspondientes a las tres últimas mensualidades.

De esta forma, un autónomo que cumpla con estas condiciones puede reducir su plantilla – y por tanto disminuir los gastos asociados a su negocio -, acreditando que “realiza el despido de ese trabajador en ERTE, porque la empresa cumple con todo lo necesario para iniciar un concurso de acreedores”, apuntó el abogado laboralista, Jaume Barcons.

  • Esperar a que acabe el periodo obligatorio de mantenimiento del empleo 

La Cláusula de Salvaguarda del Empleo, mencionada anteriormente, establece que los negocios están obligados a mantener el empleo durante seis meses, “entendiendo por tal la reincorporación al trabajo efectivo de personas afectadas por el expediente, aun cuando ésta sea parcial o sólo afecte a parte de la plantilla”. Esto significa, que el plazo a contar de los seis meses empieza cuando el autónomo reincorpora al primer trabajador.
Por tanto, un trabajador autónomo tiene la posibilidad de despedir a sus empleados desafectados del ERTE una vez pasados los seis meses obligatorios de mantenimiento del empleo.

  • Alegar un despido procedente

Otra opción que tendrían los trabajadores autónomos para despedir a empleados afectados por un ERTE sería que el trabajador en cuestión o el negocio aportara motivos suficientes para recurrir al despido procedente. Es decir, habría que "demostrar que tu empleado está actuando de mala fe y cumple con los requisitos que se establecen en el artículo 54 para determinar que se trata de un despido disciplinario por el que no se indemniza al trabajador", explicó el abogado Barcons.

Los ERTE empiezan a perder fuelle y muchos negocios dejan de solicitarlos