En este momento, el precio del megavatio supera los 300 euros

España es el cuarto país de Europa donde los negocios tributan más por la luz

Los costes energéticos siguen asfixiando a los autónomos. Y, cada vez que sube el precio del megavatio, el Estado recauda más a través de los impuestos. España en el cuarto país de Europa donde los trabajadores por cuenta propia tributan más por la luz.

Los autónomos no pueden acogerse a las rebajas fiscales de la luz.
Los autónomos no pueden acogerse a las rebajas fiscales de la luz.
España es el cuarto país de Europa donde los negocios tributan más por la luz

Para hacer frente a las incesantes subidas del precio de la electricidad, el Gobierno prorrogó hasta el 30 de junio de este año las medidas para intentar mitigar las facturas de la luz. Medidas que no solucionan el problema a la inmensa mayoría de los autónomos y pequeños negocios porque estas ayudas están limitadas a un nivel de consumo, concretamente a los 10 kilovatios hora. Pero quizá el dato más importante es que, según los datos aportados por la Oficina Europea de Estadística (Eurostat), España es el cuarto país de la Unión Europea donde los emprendedores pagan más impuestos en sus facturas de la luz. Presión fiscal a la que se le suma el precio del megavatio hora que actualmente ronda los 300 euros y que alcanzó los 542 el pasado 8 marzo. Costes fijos ineludibles para todos los trabajadores por cuenta propia y que pone en riesgo la actividad del tejido productivo junto a la subida de los combustibles.

El pasado mes de septiembre el Ejecutivo reconoció que las rebajas fiscales eran insuficientes para paliar el impacto y daño económico que estaba causando la factura de la luz para los autónomos. Recientemente, la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, anunció que el Estado marcaría un límite de 180 Mwh. Medida que según los expertos podría reducir en un 20% los costes energéticos. Sin embargo, tras más de un año sin actuaciones específicas, la propuesta de Ribera quedo descartada.

Actualmente la factura eléctrica – al igual que los carburantes – soporta una doble carga impositiva. Temporalmente, el IVA de la luz se redujo del 21% al 10% y el Impuesto Especial Sobre la Electricidad (IEE) del 5% a un 0,5%. Sin embargo, este gravamen sólo afecta a los consumidores que tengan contratados menos de 10 kilovatios de potencia. Según un informe de Accenture, el 10% de los ingresos anuales de un pequeño negocio se destina a pagar facturas de la luz. Porcentaje que se ha llegado a duplicar o triplicar para muchos autónomos en estos momentos de incertidumbre junto a otros costes fijos – IRPF, Seguridad Social, Salario Mínimo Interprofesional, etc -. Concretamente, señala la consultora, peluquerías, cafeterías o tiendas de alimentación superan en hasta cinco puntos el limite de los 10 kW marcados por el Ejecutivo, lo que les impide beneficiarse de las rebajas fiscales.

Calentadores, cámaras frigoríficas, escaparates, rótulos luminosos, luces, equipos tecnológicos, secadores de pelo, lavavajillas, lavadoras, son algunos de los elementos imprescindibles para miles de negocios que deben estar funcionando en las horas en que la electricidad es más cara. Los negocios de nuestro país han visto como en el último año se ha duplicado sus facturas de la luz. Así lo explicó Lorenzo Amor, presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), en sus redes sociales. “Los precios de la luz son un escándalo público”, apuntó Amor. El cuál afirma que los autónomos están afrontando una subida brutal de sus costes por culpa de los precios energéticos. Ante ello, el presidente instó al Gobierno central tomar medidas cuanto antes y “paliar este incremento sin precedentes”.

España es el cuarto país de la Unión Europea con más impuestos en la factura de la luz

Como señalábamos, España figura en el top cuatro de los países de la Unión Europea que más impuestos aplica sobre el consumo eléctrico junto a Alemania, Dinamarca y Portugal. Las facturas de la luz, independientemente de la comercializadora y el precio del mercado mayorista, incluyen una serie de conceptos que se pagan a las propias empresas distribuidoras y otros que son regulados por el Gobierno. Dicha factura en nuestro país se desglosa en cuatro conceptos:

  • Término de consumo: Es la cantidad que los autónomos y particulares pagan por el kilovatio hora consumido. Se calcula multiplicando el precio de la energía por el consumo realizado. Si el autónomo tiene contratada su factura con el mercado libre, puede tener un precio estable o una discriminación horaria en dos y tres tramos del día. Por el contrario, si los trabajadores por cuenta propia están en el mercado regulado tienen, de forma obligatoria, discriminación horaria en tres tramos: punta, llano y valle.
  • Alquiler de equipos: Este concepto se cobra a los autónomos que no tienen en propiedad un contador de la luz. Las comercializadoras tienen la obligación de cobrar por el alquiler por dicho servicio.
  • Impuesto Especial Sobre la Electricidad (IEE): Lo abonan todos los autónomos independientemente de que consuman o no electricidad. Supone un 5,113% sobre la suma del término de potencia y consumo. Impuesto que afecta a todos los trabajadores por cuenta propia que en sus negocios superen los 10Kwh. De ser menos la potencia consumida, dicho impuesto – de manera extraordinaria – será del 0,5% hasta el 30 de junio de este año.
  • IVA en la factura de la luz: El Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) está regulado al 21% en la Península Ibérica y Baleares. Los habitantes de Canarias pagan el 7% por el IGIC y en Ceuta y Melilla se paga el 1% por el IPSI. Al igual que el IEE, se redujo del 21 al 10% para los autónomos que consuman menos de 10Kwh al mes.

Los autónomos se sienten engañados ante la ineficacia de las medidas del Gobierno

La compensación impositiva del Gobierno para paliar el incremento de los coste de luz ha generado distintas reacciones por parte del tejido productivo. La mayoría de los sectores a los que ha tenido acceso este medio se sienten engañados y no comprenden cómo en estos tiempos de crisis se sigue asfixiando a uno de los pilares económicos del país, tachando la medida de fracaso.

“Esto ha sido un jarro de agua fría”, afirmó Luis Herrera-Portugal, presidente del Consejo Nacional de Empresas de Peluquería y Estética de España. En un principio, afirmó el presidente, algunos peluqueros se sintieron esperanzados al ver que el Ejecutivo anunciaba rebajas del IVA de la luz. Sin embargo, “tras leer la letra pequeña, los profesionales se han sentido engañados ya que casi ninguno puede trabajar con menos de 10 KWh contratados. Es una auténtica burla, la actividad sigue resentida, decepcionada y cabreada”, añadió Herrera-Portugal. Según el representante del sector, incluso la peluquería más pequeña tiene esta necesidad de consumo. De media, estos negocios tienen contratados 15 KWh, “a poco que enciendas dos secadores, el calentador del agua, aire acondicionado o la iluminación, el gasto se dispara”, afirmó Herrera-Portugal.

Por otro lado, desde el sector de la hostelería, el presidente Asociación de Hostelería Compostela, Thor Rodríguez, comentó que en un local pequeño como el suyo, con 60 metros cuadrados, es inviable tener una potencia contratada menor que la fijada por el Ejecutivo. Por ello, la subida afecta al sector y "la última factura de la luz que llegó a nuestro negocio fue 150 euros más cara de lo habitual”, afirmó Rodríguez. Asimismo, los hosteleros recalcaron que actualmente los gastos energéticos se han incrementado por los nuevos sistemas de extracción y ventilación para hacer más seguros los locales, a lo que hay sumarle neveras, máquinas de hielo, cafeteras, calentadores o lavavajillas.

España es el cuarto país de Europa donde los negocios tributan más por la luz
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad