sábado. 17.04.2021

SE HAN ACELERADO LAS SUCESIONES

Muchos negocios familiares están realizando relevos generacionales para afrontar la crisis de la pandemia

familia-cese-actividad-autonomos

Los negocios familiares han decidido realizar reestructuraciones por la crisis de la Covid. En muchos casos, incluso, se ha producido un relevo generacional.

Muchos negocios familiares están realizando relevos generacionales para afrontar la crisis de la pandemia

La pandemia ha incentivado el relevo generacional dentro del entorno de los negocios familiares. La sucesión es uno de los hitos más importantes en este tipo de negocios y requieren años decidir quien será la próxima persona que tomará las riendas del proyecto e, incluso, si éste será un miembro de la familia. Sin embargo, la emergencia sanitaria ha provocado la necesidad de reestructurar la actividad y dejarla en mano de las generaciones más jóvenes para que puedan afrontar la crisis. Esta es una de las consecuencias que prevé el director de la Cátedra de Empresa Familiar de la Universidad de Valencia, Alejandro Escrivà-Esteve, que la crisis de la Covid-19 haya dejado en las empresas familiares.

Se trata de una decisión que se ha producido “especialmente en aquellas que se han visto más afectadas por la emergencia sanitaria es decir, las actividades que hayan sufrido parones o restricciones. El hecho de tener el negocio bajo mínimos les ha dado tiempo para pensar y margen de maniobra para reestructurar los órganos de dirección. E, indudablemente, ahí ha surgido esa oportunidad para el relevo generacional” aventuró Escrivà-Esteve.

Asimismo, otra de las razones por las que se han podido producir estos cambios dentro de la empresa familiar es porque las actividades empresariales requieren, en estos momentos de crisis, de un dinamismo y capacidad para adaptarse a los cambios que demanda el mercado y “son precisamente las generaciones jóvenes las que pueden aportar esa visión más novedosa para afrontar los retos que deja tras de sí la emergencia sanitaria” dijo Escrivà-Esteve.

Todos estos cambios que adelanta el profesor de la Universidad de Valencia podrían ser las principales conclusiones de un estudio que presentará en unos meses el Instituto de Empresa Familiar (IEF) y que se encuentra ahora mismo coordinando. En él se analizará cómo ha afectado la pandemia a las más de 1,1 millones de empresas familiares que hay en España y que conforma el 89% del tejido productivo, según datos del IEF. 

No ha sido una decisión arbitraria

Uno de los aspectos en los que incidió Escrivà-Esteve es en la importancia de la sucesión dentro de la empresa familiar. Un cambio de testigo entre generaciones que por mucho que se haya visto acelerado, no ha sido una cuestión arbitraria. “Es un procedimiento muy importante en el desarrollo y futuro del proyecto familiar. Éste no se produce de repente, sino que se tarda mucho tiempo en ver quien de todos los posibles sucesores apunta más rasgos para sustituir al anterior líder. Y, una vez localizado, poco a poco se va trasladando la responsabilidad”.

Esto viene a decir que el relevo generacional producido por el estallido de la Covid-19 se tenía pensando desde hace varios años, aunque no se hubiese ejecutado, y que simplemente la pandemia lo ha motivado. Conozco personalmente varios casos de cómo se ha producido el relevo generacional en mitad de la emergencia sanitaria” apuntó el catedrático. Si bien ésta ha sido la realidad de muchos negocios ; no ha sido la única que se ha vivido dentro del entorno de la empresa familiar.

En el lado contrario, están las actividades que se han podido ver menos afectadas por la situación y cuyo líder haya centralizado la gestión de su negocio y haya reforzado su posición.

Las pymes afectadas “renacerán con el relevo”

Para el director de Cátedra de Empresa Familiar de la Universidad de Valencia, Alejandro Escrivà-Esteve, el hecho de que el relevo general no se haya podido producido sólo en las grandes empresas familiares, sino también en las más pequeñas es motivo de oportunidad.

Según explicó los pequeños negocios familiares están en una encrucijada. Ya que, por un lado, parten de una posición de debilidad frente a las actividades más grandes por su falta de recursos y de capacidad económica -colchón financiero – para hacer frente a la emergencia. Pero, por otro lado, su pequeño tamaño les permite aguantar más tiempo bajo mínimos. “Los pequeños negocios tienen esa capacidad menguar y resistir hasta que lo peor pase, pero luego también luego tienen esa agilidad para desarrollarse. Muchas renacerán con una posición reforzada tras el relevo y la pandemia” aventuró Escrivà-Esteve

Asimismo, también contó que las pymes contaban con otra ventaja frente a las grandes empresas familiares para llevar a cabo la sucesión y es el tamaño de la estructura de dirección. “Las grandes empresas cuentan con grandes organismos y estructuras de dirección en las que incluso intervienen agentes externos. Ello a veces dificulta la sucesión, mientras que en una entidad más pequeña el proceso se simplifica” señalo

Cuando heredar un negocio se convierte en un problema

Hay casos en los que la herencia de un negocio se convierte en un motivo de discusión y de crisis familiar. De ahí surge la importancia de prever la sucesión de la actividad para cuando el líder del proyecto ya no esté. Se trata de un aspecto que, pese a su importancia, no muchas empresas familiares realizan.

Esta s una conclusiones más destacables del informe ‘Las empresas familiares españolas ante el reto de la sucesión: Diferentes perspectivas generacionales’ publicado el pasado mes de febrero por el Instituto de la Empresa Familiar (IEF). Según el documento el 28% de las empresas familiares tiene un plan de sucesión formal y un 44% tiene claro lo que haría si se produjese una sucesión sobrevenida por una emergencia.

Se trata de una tasa “que es más alta de lo que pueda parecer, porque hay que tener en cuenta que muchas de las empresas familiares están aún muy lejos de tener que afrontar esa decisión. Bien porque son de nueva constitución, o bien porque los nuevos líderes rondan los 40 años y no están en estos momentos pensando en la sucesión” dijo el coordinador del estudio.

En este sentido, sí que recomendó establecer cuanto antes un plan de sustitución para evitar posibles conflictos. “Suelen surgir conflictos cuando la herencia del negocio es sobrevenida y no está regulada, pues a veces son difíciles de gestionar” apuntó el experto.

¿Y cuando se hereda un negocio con problemas económicos?

En cuanto a si creía que se iban a renegar negocios por las posibles dificultades que tendrían tras la pandemia, el catedrático apuntó que “cuando se asume la responsabilidad de dirigir el negocio no se hace por presión, sino que se realiza por compromiso de los miembros de la familia, o de terceros, con el proyecto. Que la empresa pase por dificultades no será motivo de rechazo, porque la filosofía es de arrimar el hombro’.

¿Cómo afecta el ERTE al relevo generacional?

Por último, este experto aludió a que, en un principio, los negocios que hagan un relevo generacional no deberían sufrir ningún tipo problema judicial si solicitaron alguna de las medidas implementadas por el Gobierno para hacer frente a la pandemia como, por ejemplo, los Expedientes de Regulación Temporal de Empleos (ERTE). “No afectará porque son medidas que se solicitan en nombre de la empresa, no en nombre del particular” señaló Escrivá-Esteve.

Eliminar el Impuesto de Sucesiones para facilitar la sucesión

Desde la Asociación Stop Sucesiones reclaman al Gobierno la bonificación del Impuesto de Sucesiones en las herencias de fallecidos por la Covid-19 para evitar el cierre de más negocios, facilitando su sucesión. El Impuesto de Sucesiones y Donaciones se convierte muchas veces en una traba a la hora de heredar un negocio. La razón de este problema radica que, aunque el impuesto está bonificado hasta el 99% en muchas comunidades autónomas, sólo afecta a las herencias entre padres e hijos y hasta ciertas cantidades. Por tanto, el drama se produce cuando se superan dichos los límites o si el familiar en cuestión es, por ejemplo, un sobrino.

Precisamente, la propuesta que han enviado desde la Asociación de Stop Sucesiones a Moncloa está dirigida a bonificar el impuesto en todos los casos. Esto es, cuando la herencia se produce entre padres e hijos, como entre tíos y sobrinos.

Muchos negocios familiares están realizando relevos generacionales para afrontar la crisis de la pandemia