Lunes. 17.06.2019

DETECTAR FALSOS AUTÓNOMOS

El registro obligatorio de TRADEs es la vía para acabar con el fraude

El registro obligatorio de TRADEs es la vía para acabar con el fraude

La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, junto con la Unión Profesional de Trabajadores Autónomos, ha llevado al Ejecutivo socialista la solicitud de creación de un registro obligatorio donde todos los trabajadores por cuenta propia estén obligados a comunicar a la Seguridad Social su condición de TRADE. A pesar de que el Plan Director del Gobierno está dando sus frutos (8.000 falsos autónomos regularizados), este registro facilitaría la detección de empresas fraudulentas y el recuento real de autónomos independientes.

El registro obligatorio de TRADEs es la vía para acabar con el fraude

ATA y UPTA proponen al Gobierno la creación de un registro obligatorio de contratos entre empresas y TRADEs para combatir los falsos autónomos. La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), junto con la Unión Profesional de Trabajadores Autónomos (UPTA), ha elevado al Ejecutivo socialista la solicitud de creación de un registro donde todos los trabajadores por cuenta propia estén obligados a comunicar a la Seguridad Social su condición de TRADE, es decir, cuando el 75% de sus ingresos dependa de un solo pagador. Asimismo, han propuesto que estén obligados a comunicar la empresa para la que prestan su servicio.

Alberto Ara, abogado laboralista, explica que este registro obligatorio permitiría al Gobierno avanzar en su Plan Director por el Trabajo Digno: “La inspección podría llevar el registro de los TRADEs reales que existen y comprobar si realmente es un autónomo económicamente dependiente o un falso autónomo”. Del mismo modo, Ara señala que el propio trabajador podría registrar para que empresa trabaja y, así, detectar que empresas son fraudulentas de una manera más sencilla.

Es importante reseñar que, actualmente, es obligatorio registrar el contrato de un TRADE en el Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE) pero es obvió que no se lleva a cabo. De hecho, el contrato deberá ser registrado por el TRADE en el plazo de los diez días hábiles siguientes a su firma, debiendo comunicar a la empresa cliente dicho registro en el plazo de los cinco días siguientes. Cuando trascurran los quince días hábiles desde la firma del contrato sin que el TRADE comunique el registro del contrato al cliente, será éste quien deberá registrar el contrato en el plazo de los diez días hábiles siguientes. 

El crecimiento de autónomos no está relacionado con la aparición de falsos autónomos

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística, en 2009, de los 3.157.046 de autónomos afiliados a la Seguridad Social, 151.700 (4,8%) trabajaban principalmente para una única empresa (el INE los denomina trabajadores independientes). En marzo de 2013, mes en el que entró en vigor la tarifa plana para nuevos autónomos, el porcentaje ascendía al 5,6% del total de autónomos y a 31 de diciembre de 2017, los últimos datos muestran que el porcentaje de autónomos que trabaja predominantemente para una sola empresa es el 5,8% del total del colectivo (187.000 autónomos de los 3.200.314 registrados).

ATA elaboró un informe en el que muestra cómo en los cuatro años anteriores a la puesta en marcha de la tarifa plana, entre 2009 y marzo de 2013, se incrementaron los trabajadores autónomos independientes que trabajan para una única empresa cliente en 16.700. Del mismo modo, desde marzo de 2013 (cuando entra en vigor la tarifa plana) hasta el cierre de 2017 el incremento es de 18.600, alcanzando los 187.000 trabajadores autónomos independientes. Es decir, “crecen en una progresión similar a la del incremento de autónomos en estos periodos de 4 años”, señalan desde ATA.

Cabe destacar que en esta cifra se incluye, por ejemplo, a transportistas con vehículo propio y tarjeta de transporte que están obligados por el Estatuto de los Trabajadores a estar de alta como autónomos aunque trabajen para una única empresa. Lo mismo ocurre con los agentes comerciales y de seguros que tienen su propio contrato de agencia. Dicho esto, desde ATA estiman que el número de falsos autónomos se podría cifrar entre 90.000 y 100.000 personas.

“Con estos datos, podemos concluir que la incidencia de la tarifa plana a la hora de fomentar los falsos autónomos es prácticamente nula, ya que su ritmo de crecimiento es progresivo con los autónomos en general”, señaló Lorenzo Amor, presidente de ATA. Es decir, el crecimiento de autónomos de estos últimos años no guarda relación con la aparición de nuevos falsos autónomos, dado que la cifra se mantiene similar a años anteriores a la entrada en vigor de la tarifa plana.

La legislación anterior no fue efectiva

Sin embargo, estos datos también demuestran que hay que combatir este fraude a la Seguridad Social de otra manera, ya que la lucha del anterior Gobierno no resultó efectiva puesto que la cifra de TRADEs dados de alta es ínfima en comparación con la cifra que registra el INE. La legislación que se ha estado aplicando y que data del Real Decreto 197/2009 que desarrolla el Estatuo del Trabajo Autónomo no fue modificada ni se aprobaron medidas contra el fraude.

Lorenzo Amor declaró que  “no es lógico que sean únicamente 9.991 autónomos los que están dados de alta como TRADE mientras el INE tiene registrados 187.000 autónomos que trabajan predominantemente para una empresa en las mismas fechas (diciembre de 2017)”. Actualmente, según los últimos datos publicados en la Encuesta de Población Activa (EPA), de las 300.000 personas que trabajan para una sola empresa, sólo hay registrados 10.000 contratos. Esto demuestra que la actual legislación de registro de TRADEs complica el recuento real de autónomos independientes.

Del mismo modo, Eduardo Abad, presidente de UPTA, señaló que "hay empresas que cumplen perfectamente lo estipulado en la ley. Desgraciadamente, sólo se está inspeccionando a aquellas que han registrado los contratos. Por eso este registro automático es importante. Ayudaría a desterrar el uso fraudulento de esta figura, que está siendo maltratada".

El anuncio de inspección del Grupo Socialista surte efecto

Como ya publicó este medio, se estima que las empresas habrían regularizado ya la situación de unos 8.000 falsos autónomos sólo en el mes de julio debido a que el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social anunció el comienzo de una campaña de inspección. Asimismo, el Gobierno calcula que en los próximos meses la cifra podría ascender hasta los 40.000 regularizados.

A propuesta de la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, el Consejo de Ministros aprobó el pasado 3 de agosto un Real Decreto que modifica la normativa de Seguridad Social para garantizar la afiliación de los falsos autónomos en el Régimen General de la Seguridad Social. La Seguridad Social dejará de ingresar al año entre 350 y 400 millones de euros provenientes del encuadramiento irregular de trabajadores en el Régimen de Autónomos cuando deberían ser asalariados.

Con la aprobación de este decreto, si la Inspección de Trabajo y Seguridad Social detecta el encuadramiento irregular de trabajadores en el Régimen de Autónomos cuando por su actividad laboral deberían ser trabajadores por cuenta ajena iniciará un procedimiento de control para que la Seguridad Social, de oficio, dé de alta a estos trabajadores en el Régimen General para los trabajadores por cuenta ajena, como medida previa hasta aclarar la situación.

Lorenzo Amor ha destacado que “hay que dotar a la inspección de trabajo de todas las armas necesarias para que pueda actuar. Desde la Federación hemos reclamado que se dote de mayor protección al TRADE para evitar que haya empresas que en vez de utilizar esta figura lo hagan contratando falsos autónomos”. Asimismo, Eduardo Abad ha incidido en que es de vital importancia resolver la situación globalmente porque, hasta ahora, solo se ha buscado atrapar a falsos autónomos a “cañonazos”. “Tiene que existir un registro obligatorio y no voluntario como se ha venido haciendo", ha concluido el presidente de UPTA.

El registro obligatorio de TRADEs es la vía para acabar con el fraude