Hasta ahora se solicitaban 400.000 euros

Andorra endurece los requisitos para obtener la residencia fiscal: habrá que invertir 600.000 euros

A partir de ahora, establecer la residencia en Andorra será más costoso que antes, debido a los cambios en la Ley de Inmigración aprobados a finales de 2022 y que ya se aplican este año.
Andorra endurece los requisitos para obtener la residencia fiscal: se tendrá que hacer un depósito de 600.000 euros
Andorra endurece los requisitos para obtener la residencia fiscal: se tendrá que hacer un depósito de 600.000 euros
Andorra endurece los requisitos para obtener la residencia fiscal: habrá que invertir 600.000 euros

En los últimos años, un número creciente de empresarios, emprendedores, influencers y otros profesionales han fijado su residencia fiscal en Andorra. El motivo es beneficiarse de una menor carga fiscal y un tratamiento favorable a los nuevos activos digitales, como las criptomonedas o los tokens.

Sin embargo, y según explicaron desde la asesoría y consultoría fiscal, Andorra Solutions Abast Global, establecer la residencia en Andorra será más costoso a partir de este año, debido a los cambios en la Ley de Inmigración aprobados a finales de 2022 y que ya se aplican este año. "Realizar una planificación financiera adecuada y contar con asesoramiento profesional resulta fundamental para evitar sorpresas y beneficiarse de las posibles exenciones", advirtieron.

Nuevos importes de los depósitos e inversiones para residentes

Los cambios en la Ley 9/2012 de Inmigración del Principado de Andorra endurecen los requisitos para obtener el permiso de residencia en Andorra. En concreto, elevan la cuantía de los depósitos e inversiones requeridos por el gobierno para obtener la residencia activa por cuenta propia y pasiva.

"Tras la última modificación de la ley, las personas que soliciten la residencia activa por cuenta propia, mediante la constitución de una sociedad en el país, tendrán que hacer un depósito no remunerado al Gobierno de Andorra de 50.000 euros, en vez de los 15.000 euros que se solicitaban hasta ahora", explicaron desde Andorra Solutions Abast Global. 

La residencia activa es la modalidad pensada para empresarios, emprendedores, profesionales e inversores que quieran crear una empresa y/o trabajar en el país, pues implica la obtención automática del permiso de residencia y el permiso de trabajo, si se cumplen todos los demás requisitos.

Por su parte, los solicitantes de una residencia pasiva no lucrativa, en Andorra tendrán que hacer una inversión total en el Principado de Andorra de 600.000 euros, frente a los 400.000 euros exigidos antes. "Para que una inversión inmobiliaria sea tomada en cuenta como parte de la inversión total, tendrá que ser en cada caso de al menos 400.000 euros. Sin embargo, si la inversión se realiza en un fondo de viviendas promovido por el Gobierno andorrano, el depósito se mantiene en 400.000 euros", explicaron. 

La residencia pasiva está pensada para inversores, accionistas, profesionales con ingresos pasivos, artistas, deportistas y otros perfiles que quieren establecer su residencia fiscal en Andorra, pero no trabajar en el país. Esta figura permite la obtención del permiso de residencia, si bien no del permiso de trabajo.

Medidas para frenar el boom inmobiliario en el Principado

Según Andorra Solutions Abast Global, los cambios indicados en la Ley de Inmigración no afectarán a los actuales titulares de un permiso de residencia en Andorra, en cualquiera de las dos modalidades. Sin embargo, "sí serán de aplicación para todos los expedientes de inmigración que sean presentados a lo largo del presente año 2023".

A este respecto, desde la asesoría recomiendan buscar asesoramiento especializado antes de iniciar la tramitación de una solicitud de residencia fiscal en Andorra. "Es esencial tanto elegir el tipo de residencia adecuado al perfil del solicitante, como realizar una planificación financiera y patrimonial rigurosa para cumplir los requisitos de depósitos e inversiones", explicaron.

Por otro lado, después de esta modificación de la ley, se siguen manteniendo las exenciones a estos requisitos en algunas situaciones. Por ejemplo, en el caso de los trabajadores por cuenta ajena que se establezcan en Andorra o que obtengan la residencia en el país por el trámite de reagrupación familiar.

También conviene tener en cuenta que Andorra vive actualmente un "boom" inmobiliario por la llegada de nuevos residentes. El precio de los inmuebles ha llegado a superar los 4.000 euros por metro cuadrado, lo cual es un factor relevante tanto para las inversiones inmobiliarias como para la búsqueda de una vivienda propia.

En este sentido, el Gobierno de Andorra está poniendo en marcha medidas para frenar la subida del precio de la vivienda, que también pueden afectar a las solicitudes de residencia de los extranjeros. Por ejemplo, el parlamento andorrano ha aprobado recientemente enmiendas de ley para limitar la entrada de nuevos residentes inversores y controlar la subida del IPC para los alquileres residenciales.

"Andorra sigue siendo un destino muy atractivo para los empresarios y profesionales que quieran vivir en un entorno seguro con un ecosistema para emprendedores, aprovechando la menor carga fiscal del Principado. Sin embargo, tras los últimos cambios en la Ley de Inmigración, conviene asesorarse convenientemente para cumplir los requisitos de las distintas modalidades disponibles y evitar sorpresas respecto a las cuantías y condiciones de los depósitos e inversiones que se requieren. Desde finales del año pasado, recibimos muchas consultas en este sentido", explicó el socio de la asesoría fiscal Andorra Solutions Abast Global, Patrick Mueller.

Andorra endurece los requisitos para obtener la residencia fiscal: habrá que invertir 600.000 euros