Viernes. 21.09.2018

AYUDA A LOS PASAJEROS A CONOCER SUS DERECHOS

Una startup desarrolla una tecnología para reclamar a las aerolíneas

Una startup desarrolla una tecnología para reclamar a las aerolíneas

Las huelgas en los aeropuertos y los retrasos en los vuelos han llegado a fastidiar en muchas ocasiones las vacaciones de los viajeros. AirHelp es una startup que nace con el objetivo de ayudar a los pasajeros a conocer sus derechos, para que puedan reclamárselos a las compañías aéreas y que se ha convertido en dos años "en la compañía más grande" de un sector que no hace más que crecer. 

Una startup desarrolla una tecnología para reclamar a las aerolíneas

Que el proceso de reclamación de los viajeros sea lo más fácil posible. Este es le objetivo de la startup AirHelp, que en los pocos años que lleva en el mercado -se fundó en el 2013-  ha conseguido ser pionera en el sector de la gestión de reclamaciones y gran retraso de vuelos gracias a la tecnología que utiliza. Según explicó Paloma Salmerón, directora de comunicación global de AirHelp a la agencia EFEemprende, es "la más avanzada del sector".

Además, la compañía dispone de un equipo de abogados que trabaja para llevar adelante todos los casos de reclamaciones. "Tenemos apoyo de nuestro equipo de legal en todos los países en los que operamos y de la Unión Europea, hasta un total de treinta países" señaló Salmerón. En este sentido, AirHelp trabaja con el reglamento europeo EC-261, un texto que establece las normas comunes de asistencia y compensación a los pasajeros en caso de cancelación o atraso de su vuelo. Una legislación que, según según añadió, "muy pocos viajeros conocen".

startup-vuelos

Paloma Salmerón, directora de comunicación global de AirHelp.

En concreto, el porcentaje de pasajeros que desconoce sus derechos en estos casos asciende hasta el 87%, según estudios elaborados por la propia startups.  Es ahí dónde AirHelp desarrolla su modelo de negocio: "Nos queda mucho por hacer", afirmó Salmerón. Tal y como detalló la directora de comunicación, la plataforma se embolsa el 25% de las reclamaciones conseguidas en concepto de honorarios, y ya está investigando la posibilidad de moverse a más mercados. "Somos muy fuertes en Europa, Estados Unidos y Brasil, pero sigue habiendo muchos mercados donde podemos ayudar a entender a los pasajeros sus derechos".

300 millones de euros en compensaciones

Esta compañía estadounidense recibió su primer empujón en 2013 gracias a la incubadora "Ycombinator", afincada en  San Francisco. Tal y como narró su responsable de comunicación: "Desde entonces estamos muy contentos, porque cada vez podemos ayudar a más pasajeros. Llevamos cinco años en los que hemos recibido 300 millones de euros en compensaciones para alrededor de cinco millones de pasajeros", ha comentado. "Además, tenemos una de las bases de datos más grandes de la industria turística. Gracias a nuestra tecnología, podemos automáticamente saber la causa del retraso y decir en el momento si tiene derecho a compensación."

La diferencia entre AirHelp y el resto de compañías con las que compiten en el mercado es precisamente su tecnología. "Hay empresas en este sector que no tienen una tecnología avanzada, y la diferencia es muy clara. Somos los más grandes, podemos ayudar a pasajeros en todo el mundo. Ninguno de ellos tiene el alcance que nosotros tenemos" sentenció Salmerón.

El uso de inteligencia artificial para identificar rápidamente la razón del incidente y la posible compensación es clave en su modelo de negocio. Los usuarios pueden utilizar robots fácilmente a través de su página web. "Nuestros robots, Lara y Herman, nos ayudan a comprobar los documentos y que estén todos los que se necesitan, ya que cada aerolínea tiene requerimientos distintos", explicó. "Lara mira todas las decisiones tomadas por sus compañeros "seres humanos", los jueces, en todos los tribunales europeos y decide si la reclamación llegará a buen puerto y en que jurisdicción lo hará." Todo ello "gracias a nuestra base de datos, que es la más completa de toda la industria turística".

Una startup desarrolla una tecnología para reclamar a las aerolíneas