martes. 07.12.2021

LA PRIMERA COPISTERÍA LOW COST

Cómo un joven autónomo rumano logró montar un negocio en España que hoy factura 4 millones de euros al año

Bogdan Brie, emprendedor y creador de copisterialowcost.es
Bogdan Brie, emprendedor y creador de copisterialowcost.es

Bogdan Brie, un joven autónomo rumano afincado en España, comenzó su aventura con el traspaso de un pequeño negocio de copias en papel. Poco después, había creado un modelo de negocio que factura 4 millones de euros al año.

Cómo un joven autónomo rumano logró montar un negocio en España que hoy factura 4 millones de euros al año

Cada vez más personas de otros países eligen España para montar su propio negocio. Desde el 2007, nuestro país sumó casi 200.000 autónomos extranjeros. Trabajadores por cuenta propia de países como China, Marruecos o Italia que, principalmente, se dedican a la hostelería, construcción o reparación de vehículos. No obstante, algunos emprendedores foráneos como Bogdan Brie, un joven rumano de 37 años, apuestan por sectores aparentemente maduros para el emprendimiento. Sin embargo, este autónomo afincado en Huesca consiguió en menos de 10 años facturar cuatro millones de euros gracias a la creación de la primera copistería low cost de nuestro país y quizás del mundo: Copistería Low Cost

Con sólo 17 años, Bogdan llegó a España. En una primera instancia comenzó a trabajar en la construcción pero tuvo que regresar a su país de origen. Años después, el joven rumano decidió volver a nuestra tierra, donde decidió emprender tras encontrar una oferta de traspaso de una copistería en Huesca. Gracias a la confianza del propietario, Bogdan, con sólo 25.000 euros, encontró la oportunidad que le llevaría al éxito.

“Nadie me lo puso fácil, sólo el propietario que creyó en mi”, explicó Bogdan. Y es que este autónomo asegura que encontró muchísimas dificultades por parte de bancos y proveedores a la hora de levantar su negocio. Pero, poco a poco, con esfuerzo y dedicación, Bogdan se hizo un hueco en el mercado por sus precios competitivos - 2 y 8 céntimos por copias en negro y color respectivamente – y promociones especiales, como regalar la encuadernación. Valores que hicieron que su negocio prosperará.

Pero no fue hasta la adquisición de su segunda copistería en Huesca, en el año 2013, cuando apareció Copistería Low Cost. “El concepto era dar un servicio asequible para que los clientes ahorrasen en servicios de impresión”, añadió Bogdan. Zaragoza, Pamplona, Logroño, Madrid, Sevilla o Barcelona son algunos de los emplazamientos de las 13 copisterías y 80 empleados que el emprendedor ha construido a lo largo de estos años.

Sin embargo, la apuesta más fuerte de este negocio fue lanzarse al mundo digital donde, a través de su portal web, reciben casi 2.000 pedidos diarios y que les ha posicionado como la copistería número uno de España y prácticamente del mundo.

La digitalización de este negocio ha sido fundamental

En muchas ocasiones, los emprendedores intentan abarcar muchos productos y servicios en sus negocios. En el caso de Bogdan no fue así. Marcar un concepto claro y especializarse ha sido la ruta con la que ha conseguido posicionarse en el mercado. “Muchas papelerías ofrecen cientos de servicios que les reportan muy poco dinero. Nosotros sólo hacemos copias e impresiones en tres formatos de papel – A3, A4 y A5 – para ofrecer la mejor calidad en nuestro negocio”, valoró Bogdman.

Especialización que ha llevado a su página web a pasar de 4.500 pedidos en el año de lanzamiento a 31.000 en 2019. “Muchos clientes nos enviaban sus documentos por correo electrónico, entonces decidimos hacerles el trabajo más fácil en nuestra página web. Vimos el coste de oportunidad”, valoró el emprendedor. La digitalización del negocio ha sido una pieza fundamental en estos tiempos de cambios de consumo, siendo capaz de enviar a domicilio a cualquier lugar de España o de Europa. “Muchas localidades, en especial los pequeños pueblos de la España vaciada no tienen copisterías o centros de impresión. Nuestro servicio low cost es muy atractivo y con unos costes de envío bastante bajos, comentó Bogdam.

El poder estar conectados permanentemente con el público, ha hecho que cientos de clientes de toda Europa puedan disfrutar de sus servicios. “Una vez desde Irlanda nos mandaron un proyecto. Los gastos de envío eran altísimos, pero aún así el cliente se estaba ahorrando 600 euros”, ejemplificó el autónomo. Conexión y emprendimiento que recibió el premio a la mejor empresa de digitalización 2019 por la Cámara de Comercio de Zaragoza. “Pasamos de un pedido al día, a uno a la hora, así hasta conseguir 2.000 pedidos diarios. La digitalización fue la mejor inversión de nuestro negocio”, afirmó el autónomo. “Además, sabes que estás haciendo las cosas bien cuando la competencia te está imitando”.

El mercado digital explotó durante la pandemia

Uno de los cambios más positivos que sufrió el negocio fue durante la pandemia. Aunque el joven autónomo valoró que fueron tiempos muy difíciles, durante el primer mes de confinamiento recibieron casi los mismos pedidos que en todo 2019. “Los clientes nos necesitaban más que nunca. Los padres requerían dibujos para sus hijos, los estudiantes sus apuntes y los profesionales sus proyectos. No dejamos de trabajar en ningún momento, tuvimos que multiplicarnos y saber reaccionar a tiempo”, comentó Bogdan.

La pandemia explotó, en el buen sentido, la página web de copisterialowcost.es, consiguiendo más de 120.000 pedidos en 2020 y obteniendo más de tres millones de euros de facturación. “La gente pensaba que estaba loco por emprender en el mercado del papel en estos tiempos. Pero los balances hablan por si solos. Conectar el soporte en papel con el digital es lo que nos ha posicionado”, valoró Bogdam.

La importancia de fidelizar a los clientes

Las herramientas digitales han permitido que el pequeño negocio de Bogdan se ponga en contacto con su público. “Las redes sociales han sido una herramienta muy importante para saber que es lo que demandan nuestros clientes”, expresó el autónomo.

Por ello, Bogdan decidió invertir también en la fidelización de su público. Gracias a redes como Instagram o Facebook, las cuales no suponen ningún coste para el autónomo, le agradeció a sus clientes el compromiso que les ha llevado a facturar 4 millones de euros al año. Entre todas las propuestas que le llegaron de la audiencia, Bogdan se decantó por sortear un coche valorado en 13.000 euros entre sus clientes. Este tipo de acciones, quizás en menor medida, gracias al regalo de productos, servicios o experiencias por parte del tejido productivo en su ecosisterma digital, permite familiarizarse con las audiencias y conocer cuáles son sus hábitos de consumo. Derivando en un respaldo digital como el que Bogdan ha recibido, con una puntación de 4,7 sobre 5 en plataformas como Google.

Cómo un joven autónomo rumano logró montar un negocio en España que hoy factura 4 millones de euros al año