Su idea ha atraído el interés de los inversores

Un emprendedor de 22 años logra facturar más de un millón de euros reparando baterías de patinetes

Germán Agulló, CEO y cofundador de GDV Mobility, relata las claves del éxito de su compañía y cómo ha conseguido posicionarse en el mercado a pesar de su juventud.

Germán Agulló, el emprendedor de 22 años que factura más de un millón anual y atrae el interés de los grandes inversores en movilidad sostenible.
Germán Agulló, el emprendedor de 22 años que factura más de un millón anual y atrae el interés de los grandes inversores en movilidad sostenible.
Un emprendedor de 22 años logra facturar más de un millón de euros reparando baterías de patinetes

La movilidad eléctrica se ha convertido en un sector muy a tener en cuenta. Las grandes marcas están comenzando a fijarse en este segmento, donde el Banco Europeo de Inversiones (BEI) invertirá alrededor de 1.000 millones de euros este año. “Llevamos mucho tiempo siendo los bichos raros de la clase, pero ya hay mucho dinero en el mercado. Lo que viene no es poca cosa. Es el momento de que haya gente que aporte valor, más allá de la rentabilidad económica”, valoró a este diario Germán Agulló, CEO y cofundador de GDV Mobility, una empresa que está revolucionando el sector en apenas un año de vida.

La compañía está dedicada a la reparación y fabricación de recambios para bicicletas y patinetes eléctricos, un mercado que no ha parado de crecer en los últimos años. Además, los planes de la compañía pasan por extender su actividad a otros vehículos eléctricos, como las motos o los coches, un sector clave para el futuro de la sostenibilidad.

“Yo competía en ciclismo, pero lo tuve que dejar por un problema de salud. A raíz de eso, fui aprendiendo en qué consistían tecnologías como el big data o la Inteligencia Artificial, y decidí aplicarlo al sector de la movilidad. Monté un negocio de distribución de bicicletas que no me fue bien, pero me sirvió para conocer a mis dos socios, Héctor y Óscar, y empezamos a trabajar en el sector de los recambios del patinete eléctrico”, recordó Germán Agulló.

Escalabilidad y sostenibilidad para facturar más de un millón de euros con apenas 22 años

Aunque Germán Agulló apenas tiene 22 años, su empresa ha conseguido superar el millón de euros facturados apenas un año después de comenzar a trabajar. Entre las claves de su éxito, la tecnología es una de las fundamentales. “Tenemos un modelo que permite la distribución de recambios para patinetes eléctricos en apenas cuatro horas, gracias a la Inteligencia Artificial y a nuestro sistema de predicción. Esto nos ha permitido desarrollar un modelo escalable, que repara con certificaciones, agilidad…”, explicó a este diario.

“Otro tema que estamos trabajando mucho es la sostenibilidad. Nosotros tenemos la posibilidad de coger una batería que ya no tiene posibilidad de ser utilizada para impulsar a un vehículo y convertirla en un receptor de energía solar. El otro día asistí una charla con una marca importante que decía que había conseguido obtener una huella de carbono neutra en la fabricación de baterías. Con nosotros, esta huella podría ser incluso negativa.”

Germán Agulló, CEO y cofundador de GDV Mobility.
Germán Agulló, CEO y cofundador de GDV Mobility.

La financiación de un proyecto de este tamaño es uno de los aspectos más complicados para los autónomos y emprendedores tan jóvenes como Agulló. En este sentido, el CEO de la compañía puso en valor el apoyo de sus socios y de inversores como Pablo Fernández, fundador de Clicars. “Las empresas emergentes solemos tener los días contados, y si tenemos ayudas como la de Pablo el éxito se hace mucho más fácil. Además, somos una empresa que desde el minuto uno ha sido rentable. Tenemos los pies en el suelo, y hemos sabido reinvertir los beneficios para seguir teniendo”, afirmó.

Apoyados por inversores de tal calibre, los próximos planes de Agulló para GDV Mobility pasan por inaugurar una nueva fábrica en Ocaña. Las nuevas instalaciones les permitirán reparar el 90% de las piezas que lleguen a la fábrica en apenas 72 horas, con una capacidad de medio millón de baterías anual.

El apoyo familiar, indispensable para triunfar como autónomo desde tan joven

“Tengo 22 años, y vengo de una familia de autónomos y emprendedores. En mi casa no había una situación económica muy acomodada, y me tuve que poner a trabajar desde muy temprano. Siempre sentía que yo quería aportar y crecer mucho más de lo que me dejaban. El ejemplo de mis padres y abuelos fue crucial, y me han sabido transmitir una idea que ahora aplico: prestar mucha atención a los temas legales, y que solo hay una forma de hacer las cosas bien”, recordó Germán Agulló.

Así, el emprendedor valoró el ejemplo de su familia para convertirse en trabajador por cuenta propia, algo que es una rara avis en su generación. “Sobre todo, lo veo con mis amigos. Mi círculo más cercano, al verme, sí están empezando a plantearse la posibilidad de ser autónomos, aunque normalmente mi generación no conoce el significado de emprender. Piensan que el autónomo es ser el repartidor que trae los paquetes a su casa, aunque no es así”, valoró.

Para el fundador de GDV Mobility, ser autónomo “va mucho más allá. no significa querer ser millonario, significa querer ser libre. Si trabajas para vivir, querrás trabajar en algo que te haga feliz. Y qué mejor que hacerlo en un sitio donde te puedas desarrollar y llegar a tus límites. Cuando se emprende, se cometen errores inevitablemente, pero siempre vas a aprender y mejorar. Y, sobre todo, vas a ser libre, que no significa trabajar menos, sino disfrutar realmente de lo que haces. Es algo que también puede convertirse trabajando por cuenta ajena, pero de otra manera.”

Por último, Germán Agulló recordó el valor de los emprendedores y los autónomos en la sociedad, que “no debe ser el dinero en ningún caso. Lo principal es aportar algo al mundo, ya sea con un producto o servicio o con las propias personas a las que damos trabajo. Los resultados económicos siempre vienen después”, concluyó.

Un emprendedor de 22 años logra facturar más de un millón de euros reparando baterías de patinetes