Domingo. 26.05.2019
Opinión

Todas las empresas en la actualidad aseguran que el cliente es lo más importante de su organización. Estas corporaciones preguntan en sesiones de entrenamiento que quién paga sus salarios y todos contestan que los clientes, y así se establece a nivel teórico que el más importante de su negocio es el cliente, que tienen que actuar por y para él.

Tal y como prometí, voy a ir, uno por uno, desgranando parcelas de actividad en las que una mano externa le puede venir pintiparada al autónomo. Bien porque desconozca el terreno en el que se mueve, o bien porque confíe en que un experto lo va a hacer mucho mejor. Y comenzamos por la propia imagen de marca del negocio.

Debemos seguir por este camino o por el contrario deberíamos volver a las raíces, forjando primero a la persona, luego haciendo que entienda los conceptos y para finalmente hacerle trabajar en la puesta en práctica del concepto, apoyándose en las herramientas disponibles.

Las personas tienen una inseguridad tremenda en sí mismos, no son capaces de presentar y defender sus posturas de forma individual y por delante, poniendo la cara. Esto es el caldo de cultivo que nos encontramos como resultado en las Redes Sociales

A día de hoy existe tanto demanda y oferta como tecnología y Big Data suficiente para el éxito del taxi compartido. No obstante su implantación sólo se ve impedida por una regulación rígida y poco eficiente, que hay que revisar.

Echar la culpa a los demás de todo lo malo que nos sucede es algo que nos impide poner los medios para hacer las cosas mejor, y así convertir las situaciones incómodas en situaciones provechosas. Todo eso se debe a la prepotencia y la falta de humildad a la que se ha llegado en las nuevas generaciones, quizás con una gran culpa de las generaciones anteriores.

Para enfrentarse a un problema en el mundo empresarial es necesario tener una serie de conceptos claros para poder reaccionar y poner solución. No obstante, se están formando a los futuros directivos a base de memorizar herramientas y casos empresariales, que no se van a volver a repetir. 

Desde entonces, siempre tuve el objetivo de llegar a ser “nada”. Es decir, carecer de título y ser yo, y a partir de ahí desarrollé toda mi carrera profesional, con luces y sombras, pero siempre siendo yo.

Los trabajadores por cuenta propia en España son uno de los colectivos más dinámicos en la economía, como demuestran los datos correspondientes al primer semestre de 2018, que recogen que la creación de empleo en el ámbito de los trabajadores autónomos ha marcado niveles históricos. Así, el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) ha aumentado su número de afiliados en 68.880 personas en el último semestre, pasando de 3.204.678 en diciembre de 2017 a 3.273.558 en junio de 2018, según la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA).

Las empresas no se cansan de repetir que el cliente es lo más importante para ellas. Sin embargo, lo normal es que los departamentos de Atención al Cliente no funcionen bien. Lo normal, ya sea la empresa grande, mediana o pequeña, es atender la reclamación del cliente con un "ya se lo voy a decir a Pepito". No falla. 

Poco ha mejorado la situación preventiva de los más de tres millones de trabajadores autónomos en los últimos años ya que, a pesar de ser susceptibles de sufrir los mismos accidentes que los asalariados, en nuestra legislación laboral en materia de preventiva, la figura jurídica del mismo sigue prácticamente ausente, por lo que para adaptarse a los nuevos tiempos, la legislación le debe al autónomo su reconocimiento y regulación.

De contabilizarse el coste de las reuniones que tiene diariamente un empresario o empleado, el coste para la empresas ascendería a algo menos de cuatro millones de euros. Cifra que debe hace reflexionar, ya que repercute directamente en los beneficios del negocio. 

Han sido muchos los anuncios e informaciones contradictorias sobre la subida de las cuotas de autónomos desde que el pasado 11 de octubre el Gobierno presentase el acuerdo presupuestario alcanzado con Unidos Podemos. Mucho entusiasmo hubo en las palabras del Sr. Iglesias cuando en rueda de prensa anunciaba que de aprobarse su propuesta presupuestaria, el 1 de enero de 2019 el SMI subiría a 900 euros al mes en 14 pagas y se le bajarían los impuestos a los autónomos.

No tratemos de inventar la rueda, cuando muchos han optado por algo, se convierte en conocimiento abierto y si quieres profundizar en algún aspecto, utiliza tu red o tu posición y habla con tus pares, que es una práctica habitual.